1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://nuevaera.about.com/od/Sanacion/a/Gu-Ia-B-Asico-De-Los-Chakras.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Guía básico de los chakras

Y el uso de cristales para armonizar

Por

Guía básico de los chakras
Donata Pizzi/ Getty Images

Chakra de la raíz. Está localizado en el área de los genitales y gobierna nuestro sentido de seguridad y supervivencia, al igual que la valentía, vitalidad, pasión y estabilidad. Este chakra está relacionado con el sistema óseo, riñones, colon y las piernas. Cuando está desbalanceado, se manifiesta en problemas como la anemia, fatiga, infecciones recurrentes y dolor en la baja espalda y cadera. Su color es el rojo. Para disolver la rabia y subir la energía, se recomienda el uso de cuarzo rutilado. Para aumentar la confianza y mejorar el estado de ánimo, se usa cuarzo rosa y rodocrosita. Otros cristales recomendados son el rubí y la hematita. Los cristales se ubican en la base de la espina o entre las piernas apuntando hacia arriba (para aumentar) o hacia abajo (para centrar o disminuir).

Chakra del abdomen. Localizado en el área del ombligo, este chakra gobierna el sentido del gusto, y nuestros deseos relacionados con comida y sexo, al igual que nuestra habilidad para ser sociales e íntimos con los demás y nuestra capacidad de cambio. La capacidad de regocijarse y ser tolerantes también está ligada a este chakra. Las partes del cuerpo asociadas son el baso, ovarios, genitales y vejiga. Cuando está desbalanceado, se manifiesta en problemas como desordenes alimenticios, adicciones, depresión, asma y alergias, y desordenes sexuales. Su color es el naranja. Para fortalecer la confianza en sí mismo y mejorar la capacidad de expresión individual, se usa la rodocrosita, citrina y el ojo de tigre. Para calmar y dar valor, se usa dolomita y calcita, y el ámbar para revitalizar. Otros cristales usados son los de tonos naranja.

Chakra del plexo solar. Localizado en el área entre el pecho y el ombligo, este chakra controla el ego, el sentido del humor, nuestro sentido de poder y autoestima al igual que nuestra voluntad y necesidad de reconocimiento. Las partes del cuerpo asociadas a este chakra son el estómago, páncreas, músculos y sistema nervioso. Cuando está en desbalance, se manifiestan problemas digestivos, al igual que dolores crónicos de estómago, ulceras, diabetes, falta de memoria y diversos problemas nerviosos y de autoestima. Su color es el amarillo. Para tranquilizar, se usa el jade y para sanar, la citrina, ámbar y topacio. El ágata y calcita también se recomiendan para armonizar este chakra.

Chakra del corazón. Localizado en la mitad del pecho, el chakra del corazón gobierna nuestra capacidad de amar, perdonar y aceptar a otros y a nosotros mismos, al igual que nuestra habilidad para controlar nuestros impulsos y ser compasionados. Las partes del cuerpo asociadas a este chakra son el timo, corazón, pulmones, brazos y manos y el sistema circulatorio. Cuando está desbalanceado, es frecuente encontrar problemas como cáncer de seno, problemas cardíacos y de la circulación, desordenes de inmunidad y pasividad, intolerancia y agresividad. Su color es el verde. Para tranquilizar y conectarse con nuestra capacidad de amar, se usa malaquita, fluorita verde o multicolor, jade, aventurita y cuarzo rosado.

Chakra de la garganta. Localizado en el cuello, este chakra gobierna la habilidad de comunicarse y expresarse, al igual que la capacidad de confiar y ser leales a nosotros mismos, nuestros ideales y a otras personas. También está ligado con organización, armonía y creatividad artística, especialmente escrita y verbal. Las partes del cuerpo asociadas a este chakra son el hipotálamo, tiroides, garganta, oídos, dientes y boca. Cuando está desbalanceado, se encuentran infecciones recurrentes, hiperactividad, desordenes de la tiroides, dolores de cuello, hombros y garganta y desbalances hormonales. Su color es el azul. Para sanaciones, se usa el ámbar, turquesa, ágata y lapislázuli. Para calmar, se usa celestita, topacio azul y aguamarina.

Chakra de la frente o tercer ojo. Localizado en el medio de la frente, este chakra gobierna la intuición, concentración y sabiduría, al igual que los poderes síquicos. Está relacionado con la glándula pituitaria, nariz, oídos y ojos. Cuando está desbalanceado, se manifiestan problemas de aprendizaje y coordinación, insomnio y dolores de cabeza, al igual que bloqueos en la intuición y creatividad y una desconexión con la sabiduría interna. Su color es el índigo. Para aumentar el flujo de energía a este chakra, se usa el coral. Para fortalecer la intuición y poderes síquicos, se usa la celestita, lapislázuli, sodalita y aguamarina. Para centrarse, se usa el ágata. Para dolores de cabeza, la amatista.

Chakra de la corona. Localizado en la coronilla, este chakra gobierna la inspiración, el desarrollo espiritual y nuestra conexión con lo divino y celestial. Las partes del cuerpo asociadas con este chakra son la glándula pineal, el sistema nervioso central, la corteza cerebral y el ojo derecho. Cuando está desbalanceado, se ven problemas mentales, dificultad para coordinar, epilepsia, sensibilidad a la luz y desconexión con la parte espiritual del ser. Su color es el violeta. Para aumentar el flujo de energía y accesar los códigos del ADN, se usa celestita, amatista y fluorita violeta. Para sincronizarse con el propósito superior, se usa el cuarzo transparente.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.